Artículo Revista N14

Artículos

top_texto

Cátedra Telefónica-Fundación Repsol Familia y Discapacidad

http://www.upcomillas.es/centros/fd/

Ana Berástegui Pedro-Viejo y Fabiola García Vaz

A. Berástegui es Directora de la Cátedra
a.berastegui@iuf.upcomillas.es
F. García es Coordinadora
fgvaz@iuf.upcomillas.es

“Artículo 27. Los Estados Partes reconocen el derecho de las personas con discapacidad a trabajar, en igualdad de condiciones con las demás; ello incluye el derecho a tener la oportunidad de ganarse la vida mediante un trabajo libremente elegido o aceptado en un mercado y un entorno laborales que sean abiertos, inclusivos y accesibles a las personas con discapacidad. Los Estados Partes salvaguardarán y promoverán el ejercicio del derecho al trabajo”. (Convención de la ONU sobre los derechos de las Personas con Discapacidad, 2008).

QUIÉNES SOMOS Y QUÉ HACEMOS
La Cátedra Telefónica-Fundación Repsol Familia y Discapacidad es un proyecto de innovación pedagógica y social de la Universidad Pontificia Comillas en colaboración con la Fundación Síndrome de Down de Down de Madrid.  A través de sus distintas actividades, la Cátedra busca hacer una aportación significativa en el estudio y la reflexión sobre la calidad de vida de las personas con discapacidad y sus familias desde una perspectiva integral, a lo largo de todo el ciclo vital, en su contexto ecológico y con un enfoque interdisciplinar, con especial atención  a  fenómenos emergentes como son el acceso a las nuevas tecnologías, y a los temas de siempre como son los aspectos éticos, bioéticos y de desarrollo de la ciudadanía de las personas con discapacidad.

Entre nuestros objetivos se encuentran el estudio y la reflexión sobre las personas con  discapacidad Intelectual y su calidad de vida, la formación a las personas con discapacidad intelectual, a sus familias y a los profesionales, la contribución al conocimiento y al cumplimiento de la Convención Internacional de las personas con Discapacidad y el encuentro entre los distintos agentes sociales que forman parte de la vida de las personas con discapacidad, favoreciendo el debate entre especialistas y el intercambio de ideas entre Sociedad y Universidad.

Este proyecto no sería posible sin la confianza, la generosa aportación y la apuesta decidida de Telefónica, la Fundación Repsol y la Fundación Síndrome de Down de Madrid por la investigación y la innovación como motores del cambio social y mejora de la calidad de vida de las personas con discapacidad y sus familias.

La Universidad y la discapacidad entran en contacto en esta Cátedra, en un movimiento bidireccional: la Universidad Pontificia Comillas se adentra, de la mano de Down Madrid, en el mundo de la discapacidad y las personas con discapacidad intelectual entran a formar parte de nuestra Comunidad Universitaria a través de los programas DEMOS.

NUESTRA REALIDAD MÁS INMEDIATA
LOS PROGRAMAS DEMOS DE FORMACIÓN A LAS PERSONAS CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL
Uno de los principales objetivos de la Cátedra es la formación de las personas con Discapacidad Intelectual (DI) como profesionales cualificados, de manera que tengan acceso  al mercado laboral y puedan competir  por un puesto de trabajo.  Por este motivo, hemos querido comenzar nuestra andadura con dos programas formativos dentro del marco de la Universidad: EDUCADEMOS y TECNODEMOS.

El nombre de los programas se inspira en el filósofo griego Demóstenes, uno de los políticos más relevantes de la Antigua Grecia (S.IV a.C.) quien, según cuenta la historia, se sometió con enorme esfuerzo a una rigurosa disciplina con el fin de superar su tartamudez, pasando a convertirse en uno de los mejores oradores de su época.  Con esta energía de superación y de aprendizaje desde la propia realidad, y con la finalidad de facilitar el desarrollo de todo el potencial de cada uno de nuestros alumnos, se ponen en marcha los Programas Formativos para personas con DI.

Considerando que el objetivo de los programas es formar a los alumnos con discapacidad desde el respeto a su vocaciónpara su inclusión en el mercado laboral normalizado, se crean los programas de Auxiliar en Entornos Educativos,EDUCADEMOS, y Auxiliar en Entornos Tecnológicos, TECNODEMOS.  Ambos tienen una duración de dos cursos académicos e incluyen prácticas externas en un centro escolar y en el entorno empresarial respectivamente.

Presentación de los Programas Educativos

El  perfil de EDUCADEMOS capacita al alumno para desempeñar tareas muy variadas en el entorno educativo, tanto en actividades vinculadas a la atención directa de los alumnos como a otras de carácter auxiliar y de apoyo en administración y mantenimiento del centro. Para ello, le dota de competencias relacionadas con el desarrollo infantil, cuidados básicos y necesidades del niño, así como de aquellas relacionadas con servicios administrativos, biblioteca y conserjería.  Está concebido como un programa vocacional, con salidas profesionales en Escuelas Infantiles, Jardín de Infancia y Centros de Educación Primaria, así como Centros de Ocio y Educación Especial. Preguntándoles a los propios alumnos el motivo por el que han elegido cursar estos estudios, Pilar nos dice: “Estudio Educademos para trabajar con niños en un futuro, me gusta, estoy aprendiendo mucho en la Universidad”. Por su parte Irene  comparte: “A mí lo que más me gusta es todo de infantil y tratar con bebés y niños, porque a mí eso me hace sentir útil”.

Por otro lado, el perfil TECNODEMOS capacita al alumno para desempeñar tareas con diversos grados de complejidad variable en entornos tecnológicos, principalmente en actividades relacionadas con las nuevas tecnologías y el tratamiento informático de la información, así como en aquellas relacionadas con la gestión administrativa. La motivación de los alumnos para cursar estos estudios la explica muy bien Daniel cuando dice: “Me fascina la tecnología y especialmente la informática y me gustaría ser Auxiliar Informático; cuando me ofrecieron la posibilidad de venir aquí no me lo pensé dos veces, si no actué y ya está”.
Imparten docencia profesores cualificados y con amplia experiencia en formación y empleo con adultos con discapacidad intelectual; se incorporan también profesores de la propia Universidad Pontificia Comillas que imparten algunas horas de docencia aportando la especialización en algunas asignaturas de cada área y la experiencia de impartir asignaturas afines a alumnos de grado y a alumnos DEMOS, lo que además ha permitido la realización de alguna actividad de formación conjunta con ambos grupos de alumnos. En la foto podemos ver a alumnos de EDUCADEMOS compartiendo una actividad formativa con alumnos de la Facultad de Educación.

La experiencia  de este primer año está siendo muy positiva; tanto alumnos como profesores han iniciado un camino de trabajo que está dando buenos resultados no sólo en el aprendizaje, si no también en todo lo relacionado con la autonomía, las relaciones sociales y la integración en el campus de Universitario.  Aunque se trata de perfiles profesionales diferentes, ambos itinerarios académicos tienen un aspecto en común: la incorporación  a la vida universitaria.

INTEGRACIÓN: EL GRAN OBJETIVO
La incorporación a la vida universitaria aporta en una etapa evolutiva del desarrollo de los jóvenes gran riqueza, no sólo desde los aprendizajes académicos sino también por toda la variedad de experiencias personales y culturales que ofrece el entorno por lo que uno de los objetivos del programa es la integración plena de los alumnos DEMOS en el campo. Para facilitarlo se ha creado la figura de los llamados Alumnos de Enlace, se trata de estudiantes de diferentes titulaciones de grado que sirven de nexo entre los nuestros y la Universidad, presentándoles el entorno universitario, realizando con ellos las actividades culturales semanales (teatro http://www.youtube.com/watch?v=ebEOrS7tYCk, pintura o guitarra a elegir), y realizando alguna otra actividad informal una vez a la semana.  Esto ha facilitado no sólo la participación en la vida universitaria sino el conocimiento y el enriquecimiento mutuo de los alumnos entre sí. Para Beatriz, alumna de 4º de Psicología el mayor aprendizaje ha sido ver que  “no sólo es posible, sino que es muy natural la interacción entre personas con y sin discapacidad, como ha ocurrido en teatro, donde la integración ha sido absoluta”. Entre las dificultades que se han encontrado ha sido la incompatibilidad de horarios en ocasiones, que se ha solucionado con buena voluntad por ambas partes. A María, alumna con síndrome de Down, lo que más le ha gustado de su enlace es que “para mí ha sido como una amiga, porque ha sido cercana conmigo para hablar”; por su parte lo más valorado por Irene es “que me trata como una compañera más y no diferente”.  Y es que como bien nos dice Olalla hablando de sus compañeros con discapacidad: “no siempre tienen que ser ellos los que se adapten a nuestra forma de pensar, sino que también nosotros tenemos muchas veces que adaptarnos a la suya”.

El balance general ha sido positivo y el próximo curso pretendemos repetir la experiencia tanto con los alumnos que se incorporan a la Universidad como con aquellos que pasan a segundo, y en ambos campus universitarios.

catedra2

INVESTIGACIÓN, FORMACIÓN Y DIFUSIÓN
Una parte importante de la vocación de la Cátedra Telefónica-Fundación Repsol de Familia y Discapacidad es la Investigación, centrada en mejorar la Calidad de Vida de personas con DI y de sus familias. En la actualidad se están desarrollando ya proyectos relacionados con las nuevas tecnologías. Por ejemplo, este año se ha participado activamente en el Hack for Good y se ha concedido el premio Comillas-HackforGood  o los premios a proyectos fin de carrera de ICAI relacionados con la discapacidad; asimismo, tesis doctorales centradas en aspectos relacionales, cognitivos y familiares  ya están en marcha dentro del Instituto Universitario de la Familia.

Para favorecer la formación a familias y profesionales y la difusión del trabajo que se viene llevando a cabo, los días 17 y 18 de octubre de 2013 celebraremos las Primeras Jornadas de Familia y Discapacidad Intelectual de la Cátedra y entregaremos el Primer Premio Telefónica-Fundación Repsol de Familia y Discapacidad y en noviembre alojaremos el XI Congreso Nacional de Empleo con Apoyo y el Foro de Preparadores Laborales que organizaremos junto con Down Madrid y la AESE (Asociación Española de Empleo con Apoyo).

FAMILIA: PILAR FUNDAMENTAL
“… la familia es la unidad colectiva natural y fundamental de la sociedad y tiene derecho a recibir protección de ésta y del Estado, y (…) las personas con discapacidad y sus familiares deben recibir la protección y la asistencia necesarias para que las familias puedan contribuir a que las personas con discapacidad gocen de sus derechos plenamente y en igualdad de condiciones”. (Preámbulo de la Convención de la ONU sobre los derechos de las Personas con Discapacidad, 2008).

La Cátedra Telefónica-Fundación Repsol tiene una clara vocación de trabajo y apoyo a las familias, y esto, además del trabajo que hemos mencionado en las áreas de investigación y difusión, se concreta en la formación a familias. A partir del próximo curso académico, comenzará una serie de encuentros formativos sobre temas relacionados con aspectos que tienen que ver con la nueva etapa que están viviendo en la actualidad con sus hijos adultos con DI (aspectos legales, médicos, relacionales, vida independiente); estos encuentros permitirán a las familias no sólo tratar los temas con profesionales especializados, sino también compartir con otros padres/madres que están viviendo situaciones parecidas.

Además, y dentro de los programas formativos DEMOS, hemos de mencionar que los padres tienen la posibilidad de tener tutorías familiares y pueden seguir la formación que están recibiendo sus hijos a través de la intranet de la Universidad.  En caso de necesidad, la Universidad también pone a su disposición otros servicios como el servicio de Mediación de Conflictos (entre los alumnos y/o familias), y los de Orientación/Terapia familiar a través de la UNINPSI (Unidad de Intervención Psicosocial, Psicoterapia y Psicología Clínica). Para cualquier otro aspecto relacionado con la atención directa a los alumnos y a las familias de éstos, contamos también con los recursos de la Fundación Síndrome de Down de Madrid, gracias a la estrecha colaboración que mantienen ambas entidades.

UN HONOR Y UN RETO
Para la Universidad Pontificia Comillas es un honor y un reto incluir en nuestro campus personas con alguna discapacidad intelectual.
Abrir nuestras aulas a estos alumnos es convocarles a su propia excelencia, a dar el máximo de sí mismos, a su superación personal. Abrirles las puertas también es dar la oportunidad al resto de nuestros alumnos de conocer, comprender y acoger a las personas con discapacidad, descubrir sus experiencias y capacidades, trabajar con ellos, aprender de ellos y quién sabe si el día de mañana contratarlos. Es dar un paso más en la formación no sólo académica sino integral de nuestro alumnado.
La vocación de nuestra Universidad siempre ha sido ponerse al servicio de la sociedad y, en especial, de los que más necesitan de ella. Pero es que, en este caso, además nos encontramos frente a un proyecto de investigación e innovación pedagógica de primer orden, campos en los que nuestra Universidad cuenta con gran trayectoria y prestigio y en los que queremos seguir a la vanguardia.

Finalizamos con unas palabras de Angélica Rodríguez, Directora General de la Fundación Síndrome de Down de Madrid:

“Faltan unos pocos días para que termine el primer curso de la primera promoción de los programas Demos.

La primera palabra que acude a mi cabeza es “gracias”. Gracias a todos los que de alguna forma han estado vinculados al diseño y a la puesta en marcha de este importante proyecto. Gracias a la Universidad Pontificia de Comillas, a su cuerpo de gobierno,  a su personal docente y a sus alumnos, por su empuje y buen hacer. A las personas de Down Madrid que han liderado el proyecto. A los padres que, una vez más, nos han confiado el futuro de sus hijos. A Telefónica y a Fundación Repsol, empresas financiadoras de la Cátedra de Familia y Discapacidad, y al resto de empresas que colaboran en este gran proyecto. Pero sobre todo, doy las gracias a nuestros chicos, a las personas con discapacidad que han desplegado sus mejores habilidades, su valentía y su esfuerzo a los largo de estos meses, demostrando, una vez más, que su plena integración en la sociedad es perfectamente factible. En mi opinión, son precisamente iniciativas como ésta las que permiten que avancemos como civilización en calidad de vida y responsabilidad social.

Todos sabemos que Comillas promueve el valor de la excelencia. Pero también persigue la formación integral de la persona, es decir, en sus propias palabras, la formación no sólo de la mente, sino también de la voluntad, de la sensibilidad humana, ética y estética, y de la capacidad de reflexión y responsabilidad. Los programas que hoy culminan su primer año de andadura son un ejemplo excelente de cómo llevan a cabo su misión, en la práctica, la Universidad y su equipo gestor.

Desde la perspectiva de la Fundación Síndrome de Down de Madrid, este proyecto universitario refleja a la perfección los valores de integración, apoyo a la autonomía y sensibilización que la Fundación defiende, en su labor de atención a las personas con discapacidad intelectual y a sus familias.

La incorporación plena a la Universidad supone un reto para cada uno de los alumnos del programa Demos. Nuestros chicos han tenido que demostrar, una vez más, que son capaces de adaptarse a un nuevo entorno, y de dar lo máximo de sí mismos. Pero también ha supuesto, yo creo, un desafío y una oportunidad para el resto de alumnos de la Universidad y para el profesorado y demás personas que trabajan en ella, al tener la opción de entrar en contacto, de forma natural, con el mundo de la discapacidad.

El origen del nombre del programa Demos no es un secreto. Demóstenes fue un conocido orador y político de la Grecia antigua, que a base de entrenamiento y esfuerzo logró superar las importantes deficiencias de lenguaje que tenía de joven. Suya es la frase con la que termino mis palabras. Las oportunidades pequeñas son el principio de las grandes empresas. Enhorabuena a todos los que sumáis en este pequeño gran proyecto”.