Mi vida

Testimonio de Vida

top_texto_azul

Elenita

 

El día 9 de Junio de 2013, Elena Cestafe Gil, usuaria de la Residencia con Centro de Día “El Cabezo”, cumplió 70 años.
Para nosotros fue un gran acontecimiento que decidimos celebrar por todo lo alto, por varios motivos:

Porque es la primera persona de la Fundación Gil Gayarre con Síndrome de Down que consigue vivir tanto tiempo, y además en tan buen estado.
Porque es la sobrina de Dña Carmen, la fundadora de la Fundación Gil Gayarre, y su figura nos hace revivir en cierto modo el origen de la Fundación.

Y lo más importante, porque después de 44 años en la Fundación es una persona muy querida por todos nosotros, con la que hemos compartido muchos momentos, y le queríamos rendir un pequeño homenaje.
Así que nos reunimos todas las personas importantes en su vida: familiares, amigos, profesionales y compañeros, y pasamos un día muy agradable. Celebramos una Eucaristía de acción de gracias por su vida, proyectamos un video en el que se narraba su historia, rescatamos fotos antiguas para construir un álbum, y finalizamos con una comida especial.
A continuación el texto que acompañaba al video que proyectamos, que titulamos:

70 FELICES AÑOS

¡¡¡Hola!!! Soy Elena Cestafe Gil, pero todos me conocéis por “Elenita”, y a mí me gusta que me llaméis así.

Cumplo ¡¡¡70!!! Y creo que la ocasión merece celebrarlo, y reunirme con todas las personas que quiero y que habéis sido importantes a lo largo de mi vida.

Hoy quiero agradeceros todo vuestro apoyo y afecto durante estos años, y compartir con vosotros los momentos que han sido más especiales en mi vida.

Como todos sabéis, soy aragonesa. Nací en Zaragoza el 9 de junio de 1943. Y los primeros años de vida los pasé allí, junto a mi padre José “papaloli”, mi madre Elena, y mi hermana Pilar.

Veraneábamos en Zarauz, y me gustaba mucho jugar en la playa y chapotear en la orilla del mar. Siendo un bebé, me cuidaba la tata Felisa, y un poquito más mayor me cuidó la tata Marina, con la que arranqué a dar mis primeros pasos.

Como a todas las niñas, me encantaba jugar con las muñecas, y lo pasaba muy bien con mis amiguitas en la Dehesa de Soria hacia el año 1948.

Fui al colegio en Zaragoza, y mi profesora, la señorita Mª José me quería muchísimo.