Art2_foto_3

Una apuesta por la formación de las personas con discapacidad intelectual en el entorno universitario

Ana Berástegui Pedro-Viejo,
Elena López-Riobóo, Noemí García Sanjuán

Ana Berástegui Pedro-Viejo dirige la Cátedra de Familia y Discapacidad: Telefónica-Fundación Repsol-Down Madrid. Universidad Pontificia Comillas.
a.berastegui@iuf.upcomillas.es

Elena López-Riobóo trabaja en la Fundación Down Madrid.
elena.lopezrioboo@downmadrid.org

Noemí García Sanjuán Trabaja en la Cátedra de Familia y Discapacidad de la Universidad Pontificia Comillas.
ngarcia@iuf.upcomillas.es

 

Nota: El presente trabajo está basado en la Comunicación oral presentada en el  XI Congreso de Empleo con Apoyo organizado por Down Madrid y ACISE en Madrid, los días 27 y 28 de octubre de 2014.

I. INTRODUCCIÓN

El proyecto DEMOS es un programa puesto en marcha por la Universidad Pontificia Comillas y la Fundación Síndrome de Down de Madrid (en adelante Down Madrid) cuyo objetivo es ofrecer formación postobligatoria a jóvenes con discapacidad intelectual en el entorno de la Universidad.

El nombre del programa se inspira en el filósofo griego Demóstenes, uno de los políticos más relevantes de la Antigua Grecia que, según cuenta la historia, se sometió con enorme esfuerzo a una rigurosa disciplina con el fin de superar su tartamudez, pasando a convertirse en uno de los mejores oradores de su época.

En el programa DEMOS nos sentimos herederos de este deseo de superación y de aprendizaje desde la propia realidad, que siempre entraña potencialidades y limitaciones. Entendemos que abrir las aulas de la universidad a estos alumnos es convocarles a su propia excelencia, a dar el máximo de sí mismos y a su superación personal, facilitando el desarrollo de todo su potencial. La finalidad es ganar así como Demóstenes, la confianza y los recursos necesarios para que se escuche la voz de las personas con discapacidad intelectual en primera persona, de manera que puedan ocupar el lugar que les es propio por derecho en la plaza pública y en la vida social.

Desde esta inspiración, el 1 de octubre de 2012 se puso en marcha el Programa Formativo de “Técnico Auxiliar en Entornos Profesionales: Educativo y Tecnológico” para personas con discapacidad intelectual en la Universidad Pontificia Comillas, en colaboración con Down Madrid.

El presente curso académico es el tercero de funcionamiento de los Programas Formativos EDUCADEMOS Y TECNODEMOS. Desde su inicio, un total de 79 alumnos (30 en el itinerario educativo y 49 en el tecnológico) han tenido la oportunidad de adquirir una formación integral en cada uno de los ámbitos.

II. DESARROLLO DEL PROGRAMA

En estos más de dos años de andadura, los programas DEMOS se han desarrollado en tensión dinámica entre varios polos que se definen y redefinen cada día para lograr el equilibrio:

  1. Educación especial o integración.
  2. Vocación o salidas laborales.
  3. Formación para el empleo o formación integral.
  4. Centrado en la persona o centrado en la familia.
  5. Investigación o intervención.

1. Educación especial o educación integrada

La difusión por parte de la prensa de títulos universitarios por parte de algunas personas con Síndrome de Down con niveles de rendimiento excepcionales, como es el caso de Pablo Pineda, ha sembrado la esperanza en algunas personas con discapacidad y algunas familias de que también sus hijos podrán ir a la Universidad.

Las universidades españolas se han abierto, en los últimos años, a las personas con discapacidad, y la mayoría de ellas tienen servicios de atención e integración para estos estudiantes; sin embargo, sus servicios no están orientados a la discapacidad intelectual que, en líneas generales, tiene cerrado el acceso a la universidad. Nosotros pensamos que la mayoría de las personas con discapacidad intelectual no han desarrollado, al llegar a la juventud, las competencias necesarias para lograr un título universitario como un grado. En este sentido, la idea de que querer es poder no siempre se cumple.

Sin embargo, no poder beneficiarse de los niveles de formación universitarios, no tiene por qué significar, bajo nuestro punto de vista, no poder compartir el espacio social, cultural y evolutivo que suponen la Universidad para una gran parte de los jóvenes.

Del mismo modo, una cosa es no poder beneficiarse de la formación universitaria y otra no poder seguir aprendiendo una vez acabada la educación básica. Frente a la idea de que, una vez acabada la educación obligatoria los alumnos con discapacidad intelectual encuentran un “techo formativo”, en DEMOS pensamos que los jóvenes con discapacidad se benefician del aprendizaje que pueden alcanzar cuando los programas formativos están adaptados en sus objetivos y en su acercamiento pedagógico a su realidad actual y futura. Es decir, los jóvenes con discapacidad intelectual son capaces de lograr aprendizajes significativos e importantes en programas adaptados a sus capacidades, más allá de la formación obligatoria. No hay nada que impida, por otra parte, que estos programas se desarrollen en el ámbito de la Universidad, y sí muchas ventajas que lo hacen especialmente indicado.

La incorporación a la vida universitaria aporta en una etapa evolutiva del desarrollo de los jóvenes gran riqueza, no sólo por los aprendizajes académicos sino también por toda la variedad de experiencias personales y culturales que ofrece el entorno. Así, uno de los objetivos del programa es la integración plena de los alumnos DEMOS en el campus.
Entendemos que la integración en la Universidad optimiza el perfil de empleabilidad de los jóvenes con discapacidad intelectual, porque supone un entrenamiento para la interacción en entornos no protegidos, en los que su presencia es minoritaria, y ofrece oportunidades de aprendizaje de las distancias y los modos relacionales adecuados en contextos integrados. Por el contrario, la formación en contextos segregados puede dificultar la adquisición de las habilidades interpersonales necesarias para la incorporación al mercado de trabajo, en el que las personas con discapacidad intelectual tendrán que convivir en entornos sociales no protegidos. Algunos de nuestros alumnos han salido de los entornos formativos integrados a lo largo de primaria y secundaria y necesitan reaprender a usar y compartir un espacio social abierto y diverso.

Por otra parte, creemos que la participación de estos alumnos en el campus crea una cultura de integración laboral en los entornos para los que se preparan (educativo y empresarial). Frente a la invisibilidad que implica la educación segregada, programas como DEMOS dan a los alumnos universitarios, futuros profesionales, la ocasión de conocer, comprender y compartir con jóvenes con discapacidad intelectual, descubrir sus experiencias y capacidades y normalizar su presencia, aprendiendo así a convivir, gestionar y enriquecerse en la diversidad y abriendo sus mentes a la posibilidad de trabajar juntos o de contratarlos en un futuro. Abrir las puertas de la universidad a jóvenes con DI también es dar un paso más en la formación integral de todo el resto del alumnado.

Para facilitar este intercambio se ha creado la figura de los llamados Alumnos de Enlace: se trata de estudiantes de diferentes titulaciones de grado que sirven de nexo entre los alumnos DEMOS y la Universidad, presentándoles el entorno universitario, realizando con ellos las actividades culturales semanales (teatro, percusión, cortometrajes o pintura a elegir), y compartiendo alguna otra actividad informal una vez a la semana (un café, el transporte, una comida, etc.).

El programa Alumnos de Enlace establece los apoyos y los puentes necesarios para el encuentro entre el alumnado con o sin discapacidad, con la idea de que aprendan a ser compañeros. Estos puentes van transitándose por algunos de los alumnos rápidamente y otras veces poco a poco, siendo el rango de relación desde un compañerismo amable y de apoyo, a una amistad más o menos sólida y estable a lo largo del curso.

Generalmente,  lo que más valoran los alumnos DEMOS es el hecho de ser tratados con normalidad por los alumnos de enlace y por el resto de la comunidad universitaria

“Para mí ha sido como una amiga, porque ha sido cercana conmigo para hablar”.
“Me trata como una compañera más y no diferente”.
“Me gusta andar por el Campus porque me siento como otra más de la Universidad. Me siento libre. También me gusta bajar a reprografía porque así hablo y veo a distinta gente. Me encanta el rollo universitario porque en la Universidad te tratan como a uno más”.

Los alumnos de enlace, por su parte, aprenden que la convivencia es más natural de lo que pensaban antes de conocer a personas con discapacidad de su edad.

“No sólo es posible, sino que es muy natural la interacción entre personas con y sin discapacidad, como ha ocurrido en teatro, donde la integración ha sido absoluta”.
“No siempre tienen que ser ellos los que se adapten a nuestra forma de pensar, sino que también nosotros tenemos muchas veces que adaptarnos a la suya”.

2. Vocación o salidas laborales

Una de las especificidades de este programa, en contraste con otras propuestas de formación postobligatoria para jóvenes con discapacidad intelectual, es que va un poco más allá de la formación en tareas manipulativas o de auxiliar administrativo, que vienen siendo tradicionalmente desarrollados por las personas con discapacidad intelectual en nuestro país, y busca formarles en aquello que les atrae o en lo que se sienten especialmente hábiles, intentando promover el  derecho a la vocación de estos jóvenes. Entendemos que la diversidad de opciones y decisiones es condición de posibilidad de su autodeterminación y un ingrediente fundamental de la calidad de vida, tal y como es descrita por la investigación actual.

Frente a otros programas, que han realizado un estudio en profundidad de qué puestos de trabajo son los que más frecuentemente se ofrecen a personas con discapacidad intelectual, en DEMOS nos hemos preguntado, y hemos preguntado a las personas con discapacidad intelectual en qué les gustaría trabajar. El resumen de esta pesquisa se ha traducido en dos respuestas fundamentales: “con niños” y “con ordenadores”. Tomando como base esta propuesta, se han desarrollado dos propuestas formativas diferenciadas: EDUCADEMOS y TECNODEMOS.

El  perfil de EDUCADEMOS capacita al alumno para desempeñar diversas tareas en el entorno educativo, tanto en actividades vinculadas a la atención directa de los alumnos como a otras relacionadas con la administración y mantenimiento del centro. Para ello, le dota de competencias relacionadas con el desarrollo infantil, cuidados básicos y necesidades del niño, así como de aquellas relacionadas con servicios administrativos, biblioteca y conserjería.  Está concebido como un programa vocacional, con salidas profesionales en Escuelas Infantiles, Jardín de Infancia y Centros de Educación Primaria, así como Centros de Ocio y Educación Especial.

En las entrevistas desarrolladas con nuestros alumnos acerca del programa, los alumnos de EDUCADEMOS nos explican con sus propias palabras.

“Estudio EDUCADEMOS para trabajar con niños en un futuro, me gusta, estoy aprendiendo mucho en la Universidad”.
“A mí lo que más me gusta es todo de infantil y tratar con bebés y niños, porque a mí eso me hace sentir útil”.
“Yo no pensaba que se podía trabajar con niños teniendo discapacidad intelectual, ahora puede que sea realidad”.

Así como EDUCADEMOS se ha ideado para aquellos alumnos que quieren trabajar con niños, el perfil de TECNODEMOS se desarrolla para todos aquellos alumnos motivados a trabajar con ordenadores, estar en contacto con las nuevas tecnologías o con la idea de trabajar “en una oficina”. El perfil TECNODEMOS capacita al alumno para desempeñar tareas con diversos grados de complejidad variable en empresas con un componente tecnológico, principalmente en actividades relacionadas con las nuevas tecnologías y el tratamiento informático de la información, así como en aquellas relacionadas con la gestión administrativa.

Me fascina la tecnología y especialmente la informática y me gustaría ser Auxiliar Informático; cuando me ofrecieron la posibilidad de venir aquí no me lo pensé dos veces, si no actué y ya está”.
“Cuando me dijeron mis padres que iba a ir a la universidad y que iba a estudiar informática me alegró muchísimo poder hacer lo que me gustaba”.
Creemos que estudiar lo que uno quiere y lo que a cada uno le gusta multiplica el rendimiento en el aprendizaje y la adquisición de competencias así como el bienestar que se deriva del desarrollo de un determinado plan de estudios, en términos de autoestima y calidad de vida.

Nuestra primera promoción de alumnos DEMOS concluyó sus estudios en junio de 2014. La prueba de fuego de nuestra apuesta estará en el porcentaje de colocación a medio plazo y de estabilidad en el empleo de nuestros alumnos, en la medida de lo posible, en los contextos laborales para los que se han preparado.

3. Formación para el empleo o formación integral

Uno de los principales objetivos de la Cátedra de Familia y Discapacidad: Telefónica-Fundación Repsol-Down Madrid, es la formación de nuestros alumnos como profesionales cualificados, de manera que tengan acceso al mercado laboral y puedan competir  por un puesto de trabajo. Sin embargo, entendemos que la formación es mucho más rica cuando se aborda de una manera integral, incluyendo diferentes dimensiones que conforman al individuo. En este sentido entendemos que hay una diferencia entre “adiestrar” para la realización de tareas prácticas y la formación entendida como un proceso de maduración y apertura personal integral. Por eso nuestro currículo formativo se ha diseñado teniendo en cuenta distintas dimensiones de la formación: la formación académica, la formación práctica, la formación en valores y la formación integral.

Formación académica cualificada. Favorecemos la adquisición de las competencias conceptuales, procedimentales y actitudinales necesarias para desarrollar un puesto de trabajo. En nuestras clases damos importancia del uso de un vocabulario técnico adecuado, la comprensión del contexto cultural, la importancia de los exámenes y los periodos de evaluación y finalmente el fomento del trabajo de aprendizaje autónomo (en el trabajo en casa y el estudio).
Formación práctica y transferencia. Diseñamos toda la formación para maximizar la transferencia de los contenidos al futuro entorno laboral, desde la que se imparte en el aula, pasando por las visitas de prácticas o las 200 horas de prácticas en entornos profesionales con preparador laboral que se desarrollan antes de finalizar el programa.
Formación en valores. Impulsamos en el alumno el deseo de reflexionar sobre los códigos éticos de los ámbitos profesional, social, legal y personal y cómo estos se relacionan entre sí y con su propia conducta.
Formación integral. El programa incluye la realización de actividades artísticas y culturales dentro del currículo (percusión, pintura, cortometrajes, teatro) y poniendo a disposición de los estudiantes las actividades culturales, deportivas y pastorales que en la Universidad se realizan.
Como método para equilibrar la formación integral y la formación para el empleo, imparten docencia profesores cualificados y con amplia experiencia en formación y empleo con adultos con discapacidad intelectual; así como profesores expertos de la propia Universidad Pontificia Comillas. Estos profesores imparten algunas horas de docencia aportando la especialización en algunas asignaturas de cada área, y la experiencia de impartir asignaturas afines a alumnos de grado y a alumnos DEMOS, lo que además permite la realización de alguna actividad de formación conjunta con ambos grupos de alumnos.

Para garantizar el área de formación práctica y transferencia, nuestros programas incluyen cuatro niveles de prácticas:

Prácticas en el aula/universidad: La metodología docente incluye el entrenamiento en la aplicación de todos las competencias procedimentales alcanzadas: desde la creación de páginas web en el aula a la preparación de biberones o el cambio de pañales. En ocasiones, los alumnos se desplazan en el horario de clase a otras dependencias de la Universidad (biblioteca, reprografía, salas de reuniones o de videoconferencias, comedor…) para poner en práctica estas competencias. Finalmente, a modo de práctica global, en segundo curso se realiza como Trabajo de Fin de Estudios un proyecto de comprensión que recoge una síntesis de las competencias más importantes adquiridas tanto en TECNODEMOS como en EDUCADEMOS.
Visitas de profesionales: El programa está abierto al encuentro con diversos profesionales que desarrollan una labor de “mentoring”, introduciendo a los alumnos en la realidad del contexto laboral (empresarial o educativo) para el que se preparan.
Visitas a empresas e instituciones educativas: Otro modo de acercamiento progresivo al mundo profesional son las visitas puntuales a empresas e instituciones educativas. Las entidades colaboradoras del programa abren sus puertas y permiten a los alumnos conocer por dentro estas instituciones y en ocasiones poner en práctica algunas de sus habilidades, en momentos puntuales del año.
Prácticas externas: El programa incluye dos meses de prácticas externas, con preparador laboral, en un centro escolar o en el entorno empresarial respectivamente. Las prácticas se realizan gracias a la coordinación del servicio de empleo de Down Madrid y a la colaboración de un nutrido grupo de centros y empresas colaboradoras siguiendo la metodología de empleo con apoyo. Este periodo de prácticas sirve, por un lado, para consolidar los aprendizajes y por otro para sensibilizar a las empresas y colegios.

4. Centrado en la persona o centrado en la familia

La mejora de la calidad de vida de los jóvenes con discapacidad intelectual, tal y como es percibida por ellos mismos, está estrechamente relacionada con la capacidad de la familia de apoyarle en las distintas transiciones del ciclo vital incluida la transición a la vida adulta. Por ello, el desarrollo de las distintas dimensiones de la calidad de vida individual en equilibrio con la calidad de vida de la familia de la que forma parte es un reto fundamental de nuestros programas.

Por un lado, intentamos fomentar la toma de decisiones individual, el respeto a las propias opciones y el manejo personal de la información por parte de las personas con discapacidad intelectual. Por otra parte sabemos que formamos, con la familia, parte de un equipo de apoyo a la persona con discapacidad que debe mantener abiertos los canales de comunicación y cooperación.

La Cátedra de Familia y Discapacidad: Telefónica-Fundación Repsol-Down Madrid tiene una clara vocación de trabajo y apoyo a las familias, y esto además del trabajo de acción tutorial individual y familiar, y el seguimiento del aprendizaje a través de la plataforma web, se concreta en el Programa de Formación a Familias. Se trata de una serie de encuentros formativos sobre temas relacionados con la nueva etapa que están viviendo en la actualidad con sus hijos adultos con discapacidad intelectual (aspectos legales, médicos, relacionales, vida independiente). Estos encuentros, que tienen lugar con una periodicidad mensual, permiten a las familias no sólo tratar los temas con profesionales especializados, sino también compartir con otros padres/madres que están viviendo situaciones parecidas.

En caso de necesidad, la Universidad también pone a su disposición otros servicios como el servicio de Orientación/Terapia familiar a través de la Unidad de Intervención Psicosocial, Psicoterapia y Psicología Clínica (UNINPSI). Para cualquier otro aspecto relacionado con la atención directa a los alumnos y a las familias de estos, contamos también con los recursos de Down Madrid, gracias a la estrecha colaboración que se mantiene entre ambas entidades.

5. Investigación o intervención

El programa DEMOS depende de la Cátedra de Familia y Discapacidad: Telefónica-Fundación Repsol-Down Madrid. Con la creación de esta Cátedra,  las personas con discapacidad intelectual entran a formar parte de nuestra Comunidad Universitaria pero también la Universidad Pontificia Comillas se adentra, de la mano de Down Madrid, en el mundo de la discapacidad a través de las actividades que le son propias: en especial la investigación, la formación, la innovación y el desarrollo.

Esta Cátedra busca hacer una aportación significativa en el estudio y la reflexión sobre la calidad de vida de las personas con discapacidad y sus familias desde una perspectiva integral, a lo largo de todo el ciclo vital, en su contexto ecológico y con un enfoque interdisciplinar, con especial atención a fenómenos emergentes como el acceso a las nuevas tecnologías y los temas de siempre como son los aspectos éticos, bioéticos y de desarrollo de la ciudadanía de las personas con discapacidad.

Entre nuestros objetivos se encuentran: estudiar y reflexionar sobre las personas con DI y su calidad de vida; formar a estas personas, a sus familias y a los profesionales; contribuir al conocimiento y al cumplimiento de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (2006) y fomentar el encuentro entre los distintos agentes sociales que forman parte de la vida de las personas con DI, favoreciendo el debate entre especialistas y el intercambio de ideas entre Sociedad y Universidad.

Este proyecto no sería posible sin la confianza, la generosa aportación y la apuesta decidida de Telefónica, la Fundación Repsol y la Fundación Síndrome de Down de Madrid por la investigación y la innovación como motores del cambio social y mejora de la calidad de vida de las personas con discapacidad y sus familias.

La vocación de la Universidad Pontificia Comillas siempre ha sido ponerse al servicio de la sociedad y, en ella, de los que más lo necesitan. Pero es que, en este caso, además lo hace a través de un proyecto de investigación e innovación pedagógica de primer orden, campos en los que esta Universidad cuenta con gran trayectoria y prestigio y en los que quiere seguir a la vanguardia.

En este sentido, DEMOS es un proyecto de innovación docente e investigación pero también es un proyecto muy completo de intervención y apoyo a jóvenes con DI y sus familias. El hecho de colaborar universidad y Down Madrid permite que en el proyecto DEMOS, a los estudios que coordina la Universidad, se una un catálogo importante de apoyos y servicios, desarrollados por Down Madrid, que posibilitan y potencian el trabajo realizado en el campus. Estos servicios complementarios son:

5.1. Orientación vocacional previa

Uno de los requisitos de entrada en los programas formativos DEMOS es la realización de una valoración previa que se realiza de manera conjunta entre la universidad y Down Madrid. El objetivo de este proceso de evaluación psicoeducativa es, por un lado diferenciar cuáles son las competencias funcionales y cuáles las necesidades de desarrollo de la persona determinando así su perfil psicológico completo y su estilo de aprendizaje. Por otro lado cumple el objetivo de facilitar la información relevante acerca de la situación familiar y, por supuesto, acerca del nivel de autonomía y orientación vocacional del futuro alumno.

Este proceso de evaluación nos ayuda a acercarnos al Plan Individualizado de la persona definiendo de manera fiable cuál será su itinerario formativo.

5.2. Servicio de Acogida y Atención Socio-familiar y  la Unidad de Trabajo Social

Este Servicio tiene como objetivo recibir y acompañar a la persona con DI y su familia que participa en el programa DEMOS. En él se realiza una labor de atención y análisis de las demandas planteadas por las familias, valorando la situación y ofreciendo información y asesoramiento sobre los recursos más adecuados para hacer frente a sus necesidades. Además, ofrece apoyo durante el proceso de tramitación de servicios y prestaciones varias.

Como parte del servicio de Acogida se encuentra la Unidad de Trabajo Social encargada de  informar y orientar sobre recursos tanto internos como externos a Down Madrid, tales como: tramitación de becas, información sobre el programa de respiro familiar, servicios de asesoría jurídica, consulta para adultos con síndrome de Down del Hospital Universitario de la Princesa, centros ocupacionales, centros residenciales o tutelados, entidades tutelares, prestaciones económicas, Ley de Dependencia, grado de discapacidad, incapacitación judicial, etc.

5.3. Aula DEMOS

Down Madrid es consciente del enorme coste en esfuerzo, perseverancia y disciplina que supone para los adultos con discapacidad intelectual afrontar estos estudios universitarios y también sabe del interés que estos programas suscitan tanto en las empresas como en los futuros estudiantes con discapacidad intelectual. Por tanto, el éxito de nuestros alumnos se traducirá en una mayor inserción laboral y abertura del mundo empresarial, en mejor acogida en las universidades a este tipo de programas formativos y, especialmente en aumento de esperanza de futuro para las personas con discapacidad intelectual y sus familias.

En base a esto, Down Madrid pone en marcha, en su Centro 3 Olivos, el Aula DEMOS.  Este Aula se constituye como una herramienta estratégica de trabajo que ofrece:

Un programa de refuerzo y técnicas de ayuda en los procesos de adquisición de las competencias curriculares adecuadas y específicas acordes al perfil seleccionado por cada alumno.
Trabajo de afrontamiento de retos, soporte para la anticipación y resolución de conflictos
Refuerzo de habilidades sociales y emocionales transferibles y necesarias para los diferentes entornos laborales.
Se ha de destacar que se trata de establecer dentro del grupo, programas lo más individualizados posibles, partiendo de la situación actual del alumno, teniendo en cuenta sus capacidades, necesidades y expectativas al igual que su ritmo de aprendizaje y trabajo, favoreciendo así la autonomía del alumno.

5.4. Servicio de becas

Junto con la colaboración en las prácticas, el programa recibe, a través de Down Madrid, el patrocinio de diversas entidades que se destina a un ambicioso programa de becas para la realización de los programas DEMOS. A través de este programa todos los alumnos reciben una ayuda mensual que ayuda financiar los honorarios de enseñanza mensuales que se pagan por el programa. De forma particular, algunos alumnos reciben también medias becas o becas completas en función de sus necesidades y recursos, que son valorados por la Unidad de Trabajo Social de la Fundación.

5.5. Apoyo psicológico

En este campo se mantiene una relación muy estrecha y comunicación fluida entre la Universidad y Down Madrid. Entendemos que la salud mental es parte fundamental del desarrollo integral de la persona y tenemos especial sensibilidad en detectar aquellos casos que necesiten tanto potenciar las capacidades  afectivas e interpersonales a través del apoyo terapéutico individualizado o grupal como de beneficiarse de programas de prevención e intervención de la salud mental.

5.6. Servicio de empleo

Down Madrid es una entidad pionera en el trabajo para la formación y el empleo de las personas con discapacidad que comenzó en 1995. Durante estos años se han desarrollado numerosos servicios y programas para atender las demandas de adultos con discapacidad intelectual, en coordinación con los Servicios Públicos de Empleo, Ayuntamientos, Administraciones, e instituciones privadas, que promueven y fomentan la formación e incorporación laboral de todo tipo de personas y también de aquellas que están en riesgo de exclusión social.

Son muchas las entidades públicas y privadas con las que Down Madrid ha contado para generar redes y sinergias a favor de la mejora de la calidad de vida de las personas con discapacidad, y en concreto, para fomentar la formación y el empleo del colectivo.
Por ello, el apoyo de Down Madrid en la gestión de las salidas laborales es una parte fundamental de nuestra colaboración. Gracias a su apoyo continuamos incrementando las colaboraciones con empresas y otras entidades que contribuyen a que la formación esté integrada también por aspectos que sin duda mejoran la empleabilidad de nuestros alumnos.

En la actualidad y desde la puesta en marcha del Programa DEMOS, tan solo una promoción ha finalizado su formación en la Universidad. Es por este motivo que carecemos de datos concluyentes sobre la tasa de empleo de los alumnos que han cursado la formación en Técnicos Auxiliares en Entornos Profesionales Educativos o Tecnológicos.

Por lo que sí apostamos es por el hecho de que el paso por el Programa, ha contribuido muy positivamente en sus procesos de maduración personal, incremento de autonomía y aumento de sus capacidades y aptitudes. De todo ello se desprende una mejora en la empleabilidad e inclusión laboral en empleo ordinario, objetivo fundamental de nuestro trabajo.

5.7. Participación asociativa

Down Madrid es miembro activo de la Confederación  Española de Organizaciones a favor de las Personas con Discapacidad Intelectual (FEAPS) y forma parte de su movimiento asociativo, impulsando y potenciando la defensa de los derechos de las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo y de sus familias

III. CONCLUSIÓN

La formación para de las personas con discapacidad intelectual en el entorno universitario, en programas inclusivos como DEMOS, favorece la adquisición de las competencias necesarias para su inserción en el mercado laboral, promueve su formación integral, le permite desarrollar sus intereses y preferencias como espacio de autodeterminación. Además, ofrecen la posibilidad de compartir una etapa vital de enorme relevancia con sus iguales sin discapacidad intelectual, multiplicando el desarrollo de sus habilidades de participación en entornos ordinarios pero también ofreciendo al resto de la comunidad universitaria la posibilidad de transformar sus creencias y actitudes en contacto con estos alumnos.

Así, este tipo de programas, no solo incorporan cambios significativos en la vida de las personas con discapacidad intelectual: sino que pueden contribuir, sin duda, a “desarrollar plenamente el potencial humano y el sentido de la dignidad y la autoestima y reforzar el respeto por los derechos humanos, las libertades fundamentales y la diversidad humana” tal y como dicta la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.