Pablo-sindrome-de-Down-junio2017

Testimonio de Vida, mi hijo Pablo

top_texto_azul

Nunca puso la voluntad suficiente para aprender a leer y escribir. Tiene cierto grado de lectura social, reconoce marcas y algunas palabras. Por eso seré yo, su mamá, quien cuente su historia.

Nos casamos muy jóvenes, veinte y veintidós años. Quedé embarazada enseguida, a pesar del método de Ogino- Knauss. Pablo nació el 29 de diciembre de 1964: mucho estrés entre dos fechas de festejos, la familia alborotada. La fecha para su nacimiento era el 30 de enero, ochomesino, muy chiquito, no necesitó incubadora, sí una bolsa de agua caliente y el silencio de médicos y familiares. Nadie me dijo nada, ninguna explicación, ni comentario.

Mi esposo me dijo, después de muchos años, que los médicos no estaban seguros del diagnóstico. Tenían dudas. Algún profesional opinó que Pablo es Mosaico Down. Eso no cambió en nada todos los tratamientos que afrontamos, muchos sin éxito, pero su socialización es completa. Puede ir a confiterías, restaurantes, teatros, fiestas que no pasa vergüenza ni desentona nunca. Al contrario siempre disfruta de esas salidas que lo hacen muy feliz.
Pablo2-sindrome-de-Down-junio2017

En 1988 se casó su hermana, once meses menor, y se fue a vivir a Alemania. Pablo comenzó a pintar con crayones en hojas oficio, hizo miles de pinturas que quería vender en dólares. En 1996 comenzó un Taller en la Fundación de Artistas Discapacitados.

Expuso a fin de ese año en la Fundación Andreani algunos de sus cuadros, vendió a sus primas algunas de esas obras.
Pablo3-sindrome-de-Down-junio2017

En 2006 nos mudamos a la ciudad de Mar del Plata, donde vive su prima Viviana Rodenas, que le dio clases individuales y pintó mucho y bien.

El año pasado comenzó con Daniela Tomé, expuso en varias confiterías de nuestra ciudad con mucho éxito.

Beatriz Bianchetti