buena-practicafeb18-1

Buenas Prácticas

top_texto_verde

Diccionario fácil, una herramienta de acceso a la cultura en lectura fácil

Diccionario Fácil

Oscar García Muñoz
Coordinador de Programas, Plena Inclusión Madrid
oscargarcia@plenamadrid.org
www.plenainclusionmadrid.org

Resumen

El Diccionario Fácil es el primer diccionario online en español con definiciones de términos en lectura fácil. Se trata de un proyecto de la Plena Inclusión Madrid, con el apoyo económico de Fundación Repsol, así como la colaboración con la Fundación del Español Urgente (FundéuBBVA). El campo de palabras se delimitó a términos complejos, poco habituales, polisémicos, así como giros y expresiones que tuvieran alguna dificultad de significado. Se puede consultar de forma gratuita en http://www.diccionariofacil.org

Introducción

Pensemos en una acción habitual cuando leemos: nos encontramos una palabra compleja, buscamos el significado en el diccionario y nos quedamos sin resolver nuestra duda, porque la forma de la definición no es nada clara.

Una forma muy habitual de dar una definición en los diccionarios generales, como el de la Real Academia Española u otros similares, es poner otra palabra como explicación, en vez de una frase sencilla y que permita entender el concepto. De esta forma, entramos en un bucle: hay que ir a ver la definición de esa palabra. La esperanza es que encontremos la solución deseada, pero a veces no ocurre y todo se prolonga. Al final, perdemos el hilo y ni recordamos cuál era la palabra con la que empezó este despropósito. Pongamos un ejemplo: participación. En el diccionario de la RAE, la primera definición dice “acción y efecto de participar”. Empieza el bucle…

Hacía falta buscar una solución. Se trataba de crear definiciones claras, sencillas y concretas, que tuvieran ejemplos de uso para ilustrar mejor el significado, que nos respondiera a nuestras dudas sin tener que buscar otra palabra. Se trataba también de que las definiciones equilibraran la corrección gramatical con la comprensión para las personas con más dificultades lectoras. Y también se trataba de incidir en las palabras que fueran complejas, no de todas y cada una de las palabras. Poco a poco, quedaba claro que había un hueco para un diccionario en lectura fácil.


El punto de partida: la lectura fácil

La lectura fácil es un concepto que, poco a poco, se extiende y es más conocido. Es una técnica de redacción y publicación de textos que aplica unas pautas de redacción y diseño orientadas a personas con dificultades de comprensión lectora. El proceso no termina en la redacción, sino en la comprobación de la comprensión a través de las pruebas de validación, en la que un grupo de personas con dificultades lectoras chequea que el texto tiene un contenido entendible.

buena-practicafeb18-3

buena-practicafeb18-2

La lectura fácil surgió hace unos 50 años en el norte de Europa como una manera de dignificar la experiencia lectora de personas adultas con escasa comprensión lectora, que solo encontraban libros infantiles y juveniles en las bibliotecas adecuados para su nivel. Esto generaba tanta frustración como rechazo. Por eso, un grupo de educadores y bibliotecarios decide aplicar unas pautas de redacción que permitan adaptar contenidos a este público. La heterogeneidad del lector con dificultades de comprensión lectora es enorme: personas con discapacidad intelectual, con dislexia, con sordera prelocutiva, mayores, con trastorno de hiperactividad, inmigrantes recientes no hispanohablantes o personas con un grado bajo de alfabetización. En total, algunas organizaciones, como la Federación Internacional de Instituciones Bibliotecarias (IFLA, en sus siglas en inglés) habla de un 30% de la población.

En Plena Inclusión Madrid, la lectura fácil forma parte de una práctica que ha ido creciendo con el tiempo y adoptando una forma más compleja. Así, empezamos con publicaciones puntuales, continuamos con la creación de grupos de validación estables, seguimos con el desarrollo de un servicio (Adapta) y un área específica de accesibilidad y vamos camino de consolidar una estructura a través de proyectos relevantes en este ámbito. Un resultado de este proceso progresivo es el Diccionario Fácil.

Las bases para el proyecto

Fundación Ademo es una de las entidades federadas en Plena Inclusión Madrid que tiene grupos estables de validación de textos en lectura fácil desde hace más tiempo. Durante las sesiones de validación, se empezó a hacer una recopilación de términos complejos que surgían. En algunos casos, los textos adaptados mantienen algunos términos más complicados porque son necesarios de aprender o insustituibles por un sinónimo. La solución habitual suele ser añadir la definición en un cuadro al margen de la página en el propio texto. Esa lista creció progresivamente hasta las 1.000 palabras.

En ese momento, desde Plena Inclusión Madrid se ve la oportunidad: se disponía de un corpus inicial para adaptar las definiciones de esas palabras y construir una herramienta más compleja.

El proyecto se plantea en la Comisión de Accesibilidad Cognitiva, en la que están presentes varias entidades federadas en Plena Inclusión Madrid. A partir de entonces, se pone en marcha un trabajo de dos años que culminó el 6 de marzo de 2017 con la presentación del Diccionario Fácil en la Casa de América de Madrid. Entre medias, hubo un enorme trabajo de definición de la web pública y el flujo de trabajo interno, se creó una estructura estable de grupos de validación de varias entidades y se obtuvo el apoyo económico de Fundación Repsol, así como la colaboración con la Fundación del Español Urgente (FundéuBBVA). Las bases ya estaban puestas.

buena-practicafeb18-4

¿Qué es el Diccionario Fácil?

El Diccionario Fácil es el primer diccionario online en español con definiciones de términos en lectura fácil. Se puede consultar de forma gratuita en www.diccionariofacil.org

Los objetivos del diccionario son tres:

  1. Ofrecer unas definiciones de términos a través de un proceso metodológico riguroso. Por este motivo, se combina la adaptación a lectura fácil, la validación con grupos de lectores y el asesoramiento de la FundéuBBVA.
  2. Crear un corpus de términos definidos en lectura fácil y validados por personas con dificultades de comprensión lectora sin perder la corrección lingüística.
  3. Difundir los resultados a través de una web accesible, responsiva y usable para personas con déficit cognitivo.

El campo de palabras se delimitó a términos complejos, poco habituales, polisémicos, así como giros y expresiones que tuvieran alguna dificultad de significado. En ningún caso, se quería hacer una versión en lectura fácil del diccionario de la RAE, sino que el enfoque era más práctico y centrado en las necesidades que manifestaban los lectores, bien en las propias validaciones, bien cuando de forma espontánea encontraban o escuchaban palabras complejas.

La parte más compleja del desarrollo fue el flujo de trabajo. El diccionario se elabora a través de una intranet privada que tiene un diseño sencillo para que los grupos de validadores puedan utilizarla de forma autónoma. Dentro de esa intranet, existen tres roles: el adaptador, el validador y el lingüista. El adaptador es el técnico especializado en redacción en lectura fácil que recibe las peticiones de palabras, consulta varios diccionarios y, a partir de ellos, redacta las definiciones con sus correspondientes ejemplos de uso. Los validadores participan en el proceso antes y después de la revisión lingüística, con el objetivo de vigilar tanto la comprensión como la adecuación de los textos a las pautas de lectura fácil. Actualmente, disponemos de ocho grupos y en fechas próximas serán diez. En la revisión de las palabras, hacen propuestas de modificaciones de redacción o plantean añadir significados. Por último, las lingüistas comprueban que las definiciones se corresponden con las más habituales, hacen sugerencias de añadidos y eliminaciones de definiciones y propuestas de ajustes de redacción. De ese modo, el resultado combina comprensión y corrección. En todo el proceso, el adaptador siempre recibe los comentarios para valorarlos e incorporarlos.

Los usuarios del diccionario tienen como resultado un conjunto de palabras que tienen un máximo de tres definiciones que van acompañadas de ejemplos de uso con frases concretas. Además, se puede añadir una imagen por definición si refuerza la comprensión, sobre todo en términos complejos. Las definiciones cumplen un patrón gramatical, de modo que el inicio de la misma coincide con la categoría gramatical de la palabra definida: si es un sustantivo, comenzará por un sustantivo; si es un verbo, por un verbo.

Respecto al uso, se ha diseñado una web sencilla para que el usuario introduzca el término que quiere saber o pueda ir a todo el corpus de palabras a través de la pestaña “Diccionario”.

Los primeros resultados

El Diccionario Fácil se aproxima a su primer año de andadura desde su lanzamiento. En este tiempo, se han visto más de 134.000 páginas y la web ha recibido casi 27.000 usuarios y 33.000 sesiones y se han recibido numerosas peticiones por correo electrónico para incorporar palabras. El origen de las visitas supera las fronteras de España, ya que en muchos casos proceden de Iberoamérica o de países europeos, por las búsquedas que hacen estudiantes de español.

Los beneficios inmediatos generados se han centrado en:

  • La toma de conciencia por parte de las personas con discapacidad intelectual de que existe una herramienta en la que participan en su desarrollo, de la que se benefician de forma directa y con la que contribuyen a mejorar el acceso a la cultura a otros colectivos con dificultades de comprensión lectora.
  • La extensión sistemática del uso de la lectura fácil como una herramienta compatible con la corrección lingüística, de modo que alcanza un estatus de rigor que le permite ser respetada como herramienta de acceso a la información y la cultura para un público especifico.
  • La creación progresiva de una alternativa de empleo para las personas con discapacidad intelectual. En el desarrollo del diccionario, así como en otros trabajos de lectura fácil, la validación se considera un trabajo que debe ser remunerado. De esta forma, se crea un puesto especializado y específico que refuerza el valor de las personas con discapacidad en la sociedad y su propia autoestima.

Los próximos pasos

El Diccionario Fácil ha conseguido una importante repercusión en menos de un año. La sencillez de su diseño y su uso, la facilidad en la comprensión de los términos o la respuesta a la demanda de definiciones de términos son algunas de las causas de este éxito. No obstante, el proyecto tiene vocación de continuidad y pretende ocupar un espacio de forma permanente para satisfacer la demanda de acceso a la cultura.

Por una parte, el diccionario facilitará el acceso al vocabulario más complejo, por lo que tendrá un público amplio como usuario. Esta herramienta, además, tiene un claro uso para la educación y la formación.

Por otra parte, de cara a la lectura fácil como método de adaptación, ayudará a fijar la explicación de conceptos que aparezcan en las adaptaciones, de modo que se evitarán diferentes definiciones para las mismas palabras, como sucede en la actualidad.

Por último, las personas con dificultades de comprensión lectora verán en el diccionario un aliado en vez de una barrera. Los diccionarios publicados, como hemos comentado, están lejos de ser una ayuda en muchos casos. Por este motivo, el diseño intuitivo y la sencillez de las definiciones invitarán a generalizar el uso del diccionario entre un público con una gran demanda de conocimiento adecuado a sus circunstancias y capacidades.

El Diccionario Fácil es un proyecto vivo. Entre los siguientes pasos, el fundamental es el incremento progresivo del número de palabras publicadas, que actualmente están 1.500 términos. Para ello, contamos con las peticiones a través del formulario de contacto o a través de las propias búsquedas, que nos envían alertas sobre las palabras que los usuarios han introducido en el buscador.

Además, desde el punto de vista tecnológico, el proyecto pretende profundizar en la mejora del sistema de búsqueda, crear herramientas internas que permitan conocer estadísticas sobre el uso y los intereses de los visitantes y crear nuevas soluciones para que los términos estén autorreferenciados, de modo que una palabra que aparezca en una definición esté vinculada a su definición con solo hacer click sobre ella con el ratón.

DICCIONARIO FÁCIL

Plena Inclusión Madrid es una asociación
de apoyo a personas con discapacidad intelectual.
Plena Inclusión Madrid hace documentos en lectura fácil.
La lectura fácil ayuda a las personas con discapacidad intelectual a entender los documentos.
También ayuda a otras personas, como personas mayores, extranjeros con otro idioma o personas a las que les cuesta leer.

Plena Inclusión Madrid tiene un diccionario en lectura fácil.
Se llama Diccionario Fácil.
En el Diccionario Fácil puedes encontrar palabras difíciles con una explicación sencilla.
Una persona escribe la explicación de las palabras en lectura fácil.
Después, grupos de personas con discapacidad intelectual revisan estas explicaciones.
Estos grupos de personas con discapacidad intelectual confirman que la explicación es fácil de entender o proponen cambios para mejorarla.

Puedes ver el Diccionario Fácil en internet.

Debes ir a la dirección www.diccionariofacil.org

El diccionario existe desde hace un año y ha tenido miles de visitas de muchos países del mundo.
Ahora hay 1500 palabras, pero Plena Inclusión Madrid quiere incluir muchas más.
Tú puedes enviarnos una propuesta de palabra para incluir en el diccionario.
Debes ir al apartado “Contacto” para enviar tu propuesta.

Diccionario Fácil Plena Inclusión