Testimonio de Vida: Teresa Tejerina

top_texto_azul

Teresa Tejerina

Soy de Santander. Tengo 33 años y tengo síndrome de Down.

Vivo con una de mis hermanas y su familia, pero paso mucho tiempo con todos mis hermanos y con mi padre, porque vivimos muy cerca unos de otros.

Desde pequeña me ha gustado mucho jugar, aprender, estar con mis amigos y, sobre todo, estar con mi familia.

Nací con una cardiopatía, es decir, con problemas de corazón, que hicieron que cuando era pequeña pasase por muchas operaciones, muchos hospitales y largas épocas convaleciente en la cama.

Gracias a los médicos (me acuerdo en especial de la Dra. Lozano y del Dr. Olalla) hoy puedo hacer una vida normal con mi marcapasos, mi válvula en el corazón, tomando muchas pastillas todos los días y cuidándome un poquito: hago ejercicio y como sano, con muy poca sal.

Estudié en el Colegio Castroverde. Todavía tengo amigos de clase que me llaman de vez en cuando. Desde muy pequeña fui a la Fundación Síndrome de Down de Cantabria, donde me enseñaron a leer, a escribir y conocí a muchos de los que hoy son mis mejores amigos. Pero sobre todo me dieron cariño y apoyo. Muchas gracias, María Victoria y Jesús, y muchas gracias a todos los profesores que he tenido.

Después, también en la Fundación, aprendí Informática y me formé para poder trabajar.

Llevo trabajando desde hace más de 12 años en una empresa de Ingeniería, Apia XXI, en el departamento de Administración, ayudando a mis compañeros, entregando el correo, clasificando curriculums y facturas, reponiendo material, etc. Me encanta mi trabajo y mis compañeros.

Disfruto mucho con todo lo que hago. Desde pequeña sé que tengo síndrome de Down, y también sé que tengo problemas de corazón, lo que hace que todo me cuesta un poco más y que tenga que tener cuidado cuando sangro o me doy un golpe, porque estoy tomando sintrom. Tampoco puedo conducir. Pero tengo muchas aficiones:

  • Me encanta quedar con mis amigos los fines de semana
  • Oír música y, sobre todo, bailar
  • Ir al cine

Pero lo que más me gusta del mundo son las veladas con mi familia, especialmente cuando viajamos todos juntos, vamos a museos, a la playa, etc.

Me acuerdo mucho de mi madre, que fue quien más cosas me ha enseñado cuando era pequeña y quien más me ha cuidado. Hoy tengo la suerte de que toda mi familia me cuida y me hace muy feliz. Bueno, a mí me toca cuidar de los sobrinos, que se portan bastante regular.

Realmente, cuidamos unos de otros.

Muchas gracias.