Editorial

top_texto

vida-adulta-sindrome-de-down-MariaJoseAlonso

En nuestra nueva sección de Entrevistas a Expertos, iniciada en el número anterior de la revista (febrero, 2018), damos entrada a María José Alonso Parreño, doctora en Derecho, abogada en ejercicio, especializada desde hace 16 años en temas relacionados con la defensa de los derechos de las personas con discapacidad. Nos pone sobre la pista de importantes logros, pero también de los retos ineludibles que tenemos como tarea pendiente en esta materia. La Convención de los Derechos de las Personas con Discapacidad de la ONU es el marco, los derechos son las conquistas, y las familias y las personas con discapacidad los arietes que van derribando barreras y obstáculos.

La presencia de varios problemas de salud en una misma persona es lo que define a la denominada multimorbilidad. Es lógico que ésta sea mas frecuente cuanto mayor edad tenga el individuo. Y es más frecuente y afecta a más órganos y sistemas en las personas con discapacidad intelectual. El estudio poblacional que ofrecemos nos plantea si la multimorbilidad en la población adulta con síndrome de Down es idéntica a la que se observa en la del resto de las discapacidades intelectuales. Lo lógico es pensar que no afecta por igual, ya que las causas originarias son a veces muy distintas. El presente trabajo así lo confirma y nos muestra cuáles son los problemas más frecuentes, para que las familias y demás cuidadores los tengan en cuenta. Aunque la población estudiada queda restringida a una determinada región europea, muchos de sus datos son aplicables a otras latitudes y países.

Esta revista y la Fundación que la publica han expresado su especial interés por los programas de formación de los jóvenes con síndrome de Down que terminan su etapa en la escuela secundaria y han de formarse para el trabajo, en un entorno inclusivo que en este caso es el entorno universitario. Buena prueba son los números 19 y 20 de la revista, y la monografía que puede descargarse en https://www.down21.org/libros-online/libroDown21-Prodis/libro-down21-prodis.pdf. En el presente número ofrecemos una nueva experiencia: la de la Asociación Down Almería que, en colaboración con la Universidad de Almería, ha elaborado un completo programa de formación. La precisión de la exposición será una excelente ayuda para quienes deseen iniciar programas parecidos.

La Fundación Aura, de Barcelona, ha incorporado el entrenamiento y ejercitación de las funciones cognitivas de personas adultas con síndrome de Down mediante la aplicación del programa NeuronUp y una metodología específica, basada en el aprendizaje mediado. Se trata no sólo de mejorar la preparación y el rendimiento durante la vida laboral, sino también de prevenir el deterioro cognitivo asociado al envejecimiento. Esta metodología repercute en la mejora del rendimiento cognitivo e influye de manera positiva en la adquisición de habilidades sociales y en la autonomía personal, en definitiva, en la inserción laboral de estas personas y en una mejor calidad de vida. Al igual que en el resto de la población, la estimulación cognitiva ayuda a mejorar la memoria, la atención, las funciones ejecutivas o el lenguaje, dimensiones todas ellas que pueden declinar conforme la persona avanza hacia su envejecimiento. El artículo que nos ofrecen es una primera muestra de su metodología y de sus logros.

En la sección de Buenas Prácticas compartimos el proyecto Finanzas Inclusivas, promovido por la Fundación ONCE. Es un interesante recurso on line para favorecer un mayor grado de autonomía a la hora de manejar la economía personal. Gestiones bancarias, concepto de ahorro y gasto, ingresos, etc., son algunas de las temáticas que se abordan con objeto de mejorar la educación financiera de las personas con discapacidad intelectual.

En puertas ya de las vacaciones de verano, al menos en nuestro hemisferio norte, les deseamos que puedan disfrutar, de forma más relajada, de la familia y las amistades, que dispongan de momentos para uno mismo. Que podamos realizar las actividades que nos agradan y que normalmente no podemos acometer por falta de tiempo; de las relaciones con las personas que tenemos cerca y a quienes a veces no tenemos ocasiones de dedicarles el tiempo de calidad que merecen. Somos humanos, y nuestro día a día, en general, es absorbente y exigente.