ImagenArt1-Cambios-cognitivos-revista-adultos

Artículos

top_texto

Cambios cognitivos, emocionales y sociales en la vida adulta de las personas con síndrome de Down

Facultad de Psicología, Ciencias de la Educación y del Deporte Blanquerna. Universidad Ramón Llull

Mercè Gimeno: mercegimenos@blanquerna.url.edu
Olga Bruna:  olgabr@blanquerna.url.edu

Aura Fundación, Barcelona

Gloria Canals  gloria@aurafundacio.org
Roser Fernandez  roser@aurafundacio.org

Resumen

La esperanza de vida de las personas con síndrome de Down ha aumentado mucho en las últimas décadas gracias a la mejora de las condiciones de vida y los avances en el campo de la salud y abre nuevos interrogantes sobre su proceso de envejecimiento. La participación activa en la sociedad por parte de estas personas está incidiendo en la etapa de la madurez y en cómo se manifiestan los diferentes factores cognitivos, conductuales y emocionales. En esta investigación se ha realizado un estudio con una muestra de 51 personas adultas con síndrome de Down con edades comprendidas entre los 30 y los 49 años, laboralmente activas en la modalidad de empleo con apoyo en empresas ordinarias. Se ha aplicado de forma longitudinal un screening cognitivo y también se ha realizado un análisis transversal aplicando un screening conductual y emocional. Los resultados ponen de manifiesto que las personas mayores de 40 años mantienen un rendimiento cognitivo estable y que las más jóvenes de esta edad muestran un proceso de mejora en el rendimiento cognitivo. Las personas mayores de 40 años muestran unos perfiles conductuales y emocionales que indican cambios relacionados con el proceso de deterioro propio del envejecimiento prematuro. En conclusión, la vida activa de las personas adultas con síndrome de Down ralentiza los procesos de envejecimiento y favorece el mantenimiento funcional.

  1. Vida adulta activa en las personas con síndrome de Down

La mejora en la calidad de vida y en las políticas en defensa de la igualdad y de garantía de los derechos de todas las personas ha promovido la necesidad de investigar cómo se llevan a cabo los distintos procesos vitales de las personas adultas con síndrome de Down.

La generación de jóvenes adultos con síndrome de Down acostumbra a seguir programas de salud con revisiones programadas en relación a las posibles afectaciones que son más comunes. En general, pueden llevar a cabo una vida autónoma en consonancia con las propias capacidades y tener una vida laboral adaptada a sus capacidades cognitivas. Todo este conjunto de factores hace posible una vida adulta plena y activa, y permite que el proceso de envejecimiento se pueda afrontar de forma distinta a como se realizaba en décadas anteriores.

Promover una calidad de vida satisfactoria supone que la persona opta por alcanzar una adecuada inclusión social, mantiene relaciones interpersonales y se le facilita un adecuado proceso de autorrealización y desarrollo personal (Schalock y Verdugo, 2009).

Las actividades de ocio y tiempo libre, así como la posibilidad de acceder a un entorno laboral en empresas ordinarias, están demostrando que no sólo favorecen la calidad de vida, sino que también parecen influir sobre el retraso de las primeras manifestaciones del proceso de envejecimiento.

Las actividades que las personas realizan durante el tiempo libre generan altos niveles de satisfacción y favorecen la autorrealización de la persona. Una de las actividades de tiempo libre más promovida desde las diferentes entidades asociativas y desde las instituciones sanitarias ha sido la práctica del deporte, la cual va directamente relacionada con la mejora de la salud, aunque no es el único beneficio ya que, a nivel psicológico, los beneficios también son elevados (Badia y Longo, 2009; Monteagudo, 2008).

En el caso de las personas con síndrome de Down, su envejecimiento más precoz, la concurrencia de otras enfermedades (comorbilidades) como la artrosis, la obesidad y la enfermedad de alzheimer, así como la tendencia a llevar una vida sedentaria (Howie et al., 2012; Mikulovic et al., 2014), hacen que aumente el interés por el papel que adquiere la práctica de algún tipo de ejercicio en esta población (Heller, Hsieh, y Rimmer, 2004; Vis et al., 2012). Según Heller et al. (2004), todas aquellas actividades que estén orientadas a trabajar la fuerza y ​​la resistencia muscular hacen que se pueda posponer el declive funcional prematuro y que, por tanto, se conserve cierta autonomía funcional.

Al igual que el ocio, la integración laboral en un entorno normalizado y la formación adaptada favorecen la vida autónoma, facilitan la autodeterminación y la autoestima, y promueven la integración social plena. La mayoría de las personas con discapacidades pueden tener un puesto de trabajo que les permita desarrollarse plenamente según sus capacidades. El hecho de tener algún tipo de hándicap no debe interpretarse como limitación; por el contrario, habrá que desarrollar las ayudas y los apoyos adecuados a la persona, para poder alcanzar unos resultados efectivos en su entorno laboral (Canals, 2003). Hay que indicar que el afán por buscar oportunidades laborales ha supuesto mejoras significativas en la calidad de vida y la satisfacción de los propios sujetos y sus familiares (Fundació Projecte Aura, 2011).

Los estudios que hablan sobre los beneficios del trabajo en personas con síndrome de Down muestran que se mejoran cualidades como la autonomía, la higiene personal, las habilidades sociales o el autoconcepto (Peralta, 2002). Otros estudios también indican que no se observan cambios en relación a conductas desadaptadas o desafiantes (Foley et al. 2014; Su et al., 2008; Stephens et al., 2005).

  1. Evolución de los cambios cognitivos en la vida adulta

Los cambios cognitivos asociados al proceso de envejecimiento se manifiestan de forma más precoz en las personas con síndrome de Down y los primeros indicadores se hacen más evidentes a partir de la década de los 40 años (Carmeli et al., 2012; Carr y Collins, 2014; Esbensen et al., 2008; Ghezzo et al., 2014).

Cuando se empiezan a manifestar síntomas de declive, uno de los aspectos más estudiados es la relación que se establece entre el síndrome de Down y la enfermedad de Alzheimer. Hay autores que intentan relacionar la elevada incidencia de personas que manifiestan la enfermedad de Alzheimer con los procesos de envejecimiento, argumentando que el aumento de la longevidad de las personas con síndrome de Down tiene relación con la aparición de este tipo de demencia (Krinsky-McHale y Silverman, 2013). Sin embargo, existen estudios que trabajan con el paradigma de analizar los cambios relacionados con los procesos de demencia separados de aquellos que son propios del envejecimiento. Estudios de estos últimos años muestran que la manifestación de la enfermedad de Alzheimer no siempre se presenta de la misma forma y que, en muchos casos, no hay una aparición precoz de dicha enfermedad en la población adulta de personas con síndrome de Down (Lin et al., 2015; Tanzi, 2012; Beacher et al., 2010; Bush y Beail, 2004).

El aumento de la longevidad en las personas con síndrome de Down debido a las mejoras en la calidad de vida ha generado la necesidad de analizar la evolución en la adultez. Este hecho ha propiciado la necesidad de realizar estudios, algunos de ellos longitudinales, con el objetivo de detectar los cambios que van sucediendo a lo largo de la vida y poder así hacer los abordajes precisos para garantizar un proceso de envejecimiento óptimo y satisfactorio.

Uno de los primeros aspectos a considerar es el incremento en las expectativas de vida. En este sentido, las perspectivas son esperanzadoras ya que hay personas que están llegando a los 60 ó 70 años con muy pocos o ningún signo de envejecimiento patológico (Zigman, 2013).

En cuanto al proceso de envejecimiento en las personas con síndrome de Down, existen numerosas investigaciones que se han centrado en identificar qué funciones cognitivas muestran un deterioro precoz y qué relación se establece con otras problemáticas asociadas, especialmente con los procesos neurodegenerativos.

La evolución del funcionamiento cognitivo muestra que, hasta los 40-50 años, las personas con síndrome de Down mantienen un patrón estable en sus habilidades funcionales (Carr, 2005). Alrededor de los 45 años se observa un punto de inflexión en relación al deterioro de ciertos aspectos cognitivos, como es el caso de la orientación espacial y temporal o la memoria (Carr y Collins, 2014; Thorpe, 2006). Entre los factores cognitivos más sensibles al declive se observan cambios en el lenguaje, la praxis, la memoria visual y las funciones ejecutivas. En el caso del lenguaje, y por consiguiente todas las habilidades verbales asociadas, se describen ciertas limitaciones propias de las personas con síndrome de Down que se mantienen estables hasta los 40-50 años, momento en el cual manifiestan cierto declive (Fernández Alcaraz, 2013). Esta disminución del lenguaje se considera leve si se compara con personas con otro tipo de discapacidad intelectual. En referencia a la praxis, las dificultades de coordinación, y especialmente la coordinación visomotriz, se hace más evidente a medida que las personas envejecen. En este sentido, se observa mayor dificultad para realizar dos tareas en paralelo, así como cierto enlentecimiento en la ejecución de las tareas (Holland et al., 2001; Ribes y Sanuy, 2000; Thorpe, 2006). La memoria visual se va deteriorando de forma leve pero progresiva a medida que las personas con síndrome de Down envejecen (Thorpe, 2006); también se observan cambios en la memoria de trabajo verbal y visoespacial (Burt et al., 2005; Fernández Alcaraz, 2013). Finalmente, en relación a las funciones ejecutivas, aparecen ciertas dificultades en la capacidad de planificación, de inhibición y en tareas en las que se halla involucrada la atención. Se observa cierta preferencia por la rutina como consecuencia de la dificultad de flexibilidad cognitiva y por un incremento en la dificultad para la resolución de problemas (Adams y Oliver, 2010; Kittler et al., 2006; Fernández Alcaraz, 2013).

ImagenArt2-Cambios-cognitivos-revista-adultos

  1. Evolución de los cambios emocionales, conductuales y sociales en la vida adulta

La evolución de los factores emocionales y conductuales, aunque menos estudiada que las funciones cognitivas, sigue un patrón similar a la del funcionamiento cognitivo. Entre los 40 y 50 años empieza a manifestarse un descenso en las conductas adaptativas y nuevas formas de interactuar con el entorno, que pueden manifestarse a través de modificaciones en la forma de comportarse o en ciertas alteraciones emocionales. Estos indicadores pueden ir acompañados de un mayor riesgo de presentar problemas de salud mental como la depresión, los trastornos obsesivo-compulsivos, la ansiedad o la demencia. Cabe indicar que los índices de psicopatología y problemas de conducta en las personas con síndrome de Down son menores que en el resto de personas con discapacidad intelectual, pero más elevados que en la población general (Chapman y Hesketh, 2001; Foley et al., 2014; Mantry et al., 2008; Spendelow, 2011; Torr y Davis, 2007).

Entre los comportamientos más comunes que según los estudios se relacionan con el inicio del proceso de envejecimiento encontramos: disminución de las habilidades comunicativas acompañado en muchos casos de la pérdida progresiva de interés por la cosas que antes le interesaban, disminución de la autoestima como consecuencia de la disminución de la participación en actividades, reafirmación de algunas obsesiones ya existentes; actitud más irritable, susceptible y contestataria y gran afectación por los cambios en los acontecimientos vitales (Berjano y García, 2010; Bermejo et al., 2014; Chapman y Hesketh, 2000; Esbensen et al., 2008; Patti y Tsiouris, 2006). Por otra parte, se ha observado que una alteración de conducta, cambios de humor o inactividad también puede estar enmascarando una disfunción a nivel visual o auditivo (Flórez, 2013; Patti y Tsiouris, 2006) o la dificultad para manifestar una situación dolorosa, tanto a nivel físico (enfermedad de tipo orgánico), como emocional (hermano/a que abandona el grupo familiar o pérdida de un progenitor) (Evenhuis et al., 2000; McGuire y Chicoine, 2010; Ruiz y Flórez, 2009; Spendelow, 2011).

A nivel social, los cambios que se producen van muy relacionados con el estilo de vida. Se ha observado que hay una tendencia a ir abandonando las actividades de ocio, a medida que las personas con síndrome de Down envejecen y, especialmente las que van relacionadas con algún tipo de deporte (Finlayson et al., 2009; Lifshitz y Merrick, 2004; Sellinger et al., 2006). Igualmente se van abandonando todas aquellas tareas de tipo manual y que requieren coordinación entre manos y piernas, y coordinación visual (Carmeli et al., 2004; Carmeli et al.,  2012).

La familia, por otra parte, a medida que avanza la edad, limita el nivel de independencia argumentando razones de seguridad y de falta de capacidades cognitivas para hacer frente a las actitudes de independencia. Es importante tener en cuenta que, en la estructura familiar, la persona adulta con síndrome de Down puede coincidir con los progenitores en el proceso de envejecimiento.  La visión de afrontar la vejez de los padres y el proceso de envejecimiento prematuro del hijo/a suponen un reto para la familia y, en muchos casos, especialmente para los hermanos.

A nivel laboral, en la medida en que sea posible, es conveniente mantener a la persona con el máximo de actividad posible, con la finalidad de prevenir y enlentecer el proceso de deterioro. No sólo en relación a los aspectos laborales, sino también para evitar el posible aislamiento y el sentimiento de pertenencia a la comunidad (Elorriaga Zugazaga et al., 2012; Lantegi Batuak, 2013).

  1. Estudio sobre la evolución de las funciones cognitivas y emocionales-conductuales en el proceso de envejecimiento

La gran variabilidad que existe entre las personas con síndrome de Down hace difícil identificar con un criterio único cuáles son los patrones cognitivos, conductuales y sociales que manifestará la persona a medida que envejece. Este hecho suscita la necesidad de desarrollar estudios longitudinales para poder analizar de qué manera se manifiesta el proceso de envejecimiento en las personas adultas con síndrome de Down. Aura Fundació, junto con el grupo de investigación en Neuropsicología y Salud del grupo Comunicación y Salud (COMSAL) de la Facultat de Psicologia, Ciències de l’Educació i de l’Esport Blanquerna (URL) ha realizado de forma conjunta y coordinada un estudio longitudinal y transversal centrado en detectar la evolución de los cambios cognitivos y emocionales y conductuales que suceden en el proceso de envejecimiento de las personas adultas con síndrome de Down que mantienen una vida activa.

4.1. Métodos

El estudio está formado por 51 participantes adultos, pertenecientes a Aura Fundació,  con edades comprendidas entre los 30 y 49 años de edad, que se hallan laboralmente activos mediante el trabajo con apoyo. Este estudio está formado por dos análisis distintos: un análisis de los cambios cognitivos y otro de los cambios emocionales y conductuales.

El estudio de los cambios cognitivos incluye dos fases de análisis. En una primera fase del estudio se realizó una valoración cognitiva basada en un conjunto de pruebas utilizadas en un estudio anterior de carácter multicéntrico, las cuales permiten evaluar distintos dominios cognitivos (atención, memoria, lenguaje, praxis, funciones ejecutivas e inteligencia general) (Signo, 2016). El objetivo del análisis de los resultados fue doble. Por una parte, se realizó un estudio transversal comparando los resultados obtenidos en las pruebas anteriormente mencionadas en dos grupos diferenciados: jóvenes (menores de 40 años) y mayores (personas de más de 40 años). Por otra parte, se evaluaron los resultados en dos momentos temporales: una primera fase y una segunda transcurrido un intervalo de 2’9 años de media en cada uno de los grupos de edad.

El análisis conductual/emocional se realizó coincidiendo con la segunda fase del análisis cognitivo y fue de carácter transversal donde se comparó el grupo de jóvenes (menores de 40 años) y mayores (personas de más de 40 años). Consistió en la administración de un cuestionario sobre aspectos conductuales y emocionales (Screening Aura de Seguimiento Neuropsicológico conductual y emocional SAS-NPS) creado ad hoc. Este cuestionario pretende recoger todos aquellos indicadores conductuales o emocionales que muestran tanto conductas adaptadas como desadaptadas. Dicho cuestionario está formado por diferentes categorías de análisis: patrón de sueño, alimentación, psicomotricidad, control de esfínteres, patrones de conducta desadaptada (conductas lesivas, atípicas y repetitivas), conducta adaptativa (actividades de la vida diaria, actividades sociales y educativas y actividades laborales), funcionamiento general y expresión emocional. Se trata de un cuestionario que puede administrar la familia o persona que tenga contacto frecuente con el adulto con síndrome de Down (Gimeno-Santos, 2016).

4.2. Resultados

En el estudio cognitivo de carácter transversal, se compararon los resultados entre jóvenes y mayores tanto en la primera administración, como al cabo de 2’9 años de media, correspondiendo con la segunda administración. Los resultados mostraron que en la primera administración las personas mayores de 40 años obtuvieron mejores resultados que el grupo de jóvenes en todas las funciones cognitivas analizadas a excepción de la atención, en la que los resultados fueron similares en ambos grupos. En la segunda administración, los resultados entre los jóvenes y mayores fueron similares en todas las pruebas analizadas, es decir, las puntuaciones del grupo de jóvenes con edades inferiores a 40 años mejoraron y los mayores de 40 años mantuvieron los resultados durante el transcurso de los 2’9 años (tabla 1).

Tabla 1. Comparación entre grupos de edad en relación a las pruebas cognitivas analizadas
1ª administración de las pruebas cognitivas 2ª administración de las pruebas cognitivas
Funciones analizadas Comparación entre jóvenes (<39 años) y mayores ( ≥ 40)
Atención Resultados similares en los dos grupos Resultados similares en los dos grupos
Memoria Mejores resultados en el grupo de mayores Resultados similares en los dos grupos
Lenguaje Mejores resultados en el grupo de mayores Resultados similares en los dos grupos
Praxis Mejores resultados en el grupo de mayores Resultados similares en los dos grupos
Funciones ejecutivas Mejores resultados en el grupo de mayores Resultados similares en los dos grupos
Inteligencia general Resultados similares en los dos grupos Resultados similares en los dos grupos

Al realizar el análisis longitudinal, es decir, considerando la evolución de los cambios cognitivos en dos momentos temporales, los resultados mostraron que el grupo de personas con edades iguales o inferiores a 39 años tienen una mejora estadísticamente significativa en todas las funciones analizadas, a excepción de la prueba relacionada con la valoración de la inteligencia general que se mantiene estable. En el caso de los adultos mayores de 40 años todos los resultados de las pruebas cognitivas realizadas se mantienen estables durante el intervalo de tiempo analizado, a excepción de algunas pruebas de coordinación visuomanual en la que los resultados mejoran con el tiempo (tabla 2).

Tabla 2. Comparación de resultados por grupo de edad en relación al estudio longitudinal
Grupo de jóvenes (<39 años) Grupo de mayores ( ≥ 40)
Funciones analizadas Comparación entre los resultados de la primera administración de las pruebas cognitivas y la segunda administración
Atención Se mantienen resultados Se mantienen resultados
Memoria Mejoran significativamente Se mantienen resultados
Lenguaje Mejoran significativamente Se mantienen resultados
Praxis Mejoran significativamente Mejoran significativamente
Funciones ejecutivas Mejoran significativamente Se mantienen resultados
Inteligencia general Se mantienen resultados Se mantienen resultados

El análisis de indicadores conductuales y emocionales mostró un nivel de incidencia bajo en el conjunto de los ítems evaluados. Al comparar el grupo de personas más jóvenes con el de mayor edad se observaron resultados similares entre grupos a excepción de conductas relacionadas con la ingesta y con el grupo de ítems que pertenecen al apartado patrón de conducta que incluye conductas lesivas, conductas

atípicas y hábitos atípicos y repetitivos. En estas dos categorías, las personas mayores mostraron un nivel de incidencias mayor siendo estas diferencias estadísticamente significativas. Los resultados indican que las personas de mayor edad mostraron más conductas de ingesta compulsiva. En este mismo grupo también se observó un mayor número de personas con tics o acumulación de objetos de forma impulsiva (tabla 3).

Tabla 3. Comparación de resultados conductuales y emocionales entre jóvenes (<40a.) y mayores (≥ 40a.)
Ámbitos analizados Comparativa entre grupos
Alimentación Mayor incidencia conductas desadaptadas en relación a la ingesta
Habilidades motrices Resultados similares entre grupos
Control esfínteres Resultados similares entre grupos
Patrón conducta (conductas lesivas, atípicas y repetitivas) Mayor incidencia conductas repetitivas en adultos, los ítems relacionados con  conductas lesivas o atípicas no presentan diferencias entre grupos
Conductas adaptativas (adaptación a la vida diaria, social y laboral) Resultados similares entre grupos
Funcionamiento general Resultados similares entre grupos
Expresión emocional Resultados similares entre grupos

4.3. Conclusiones

La mejora de la calidad de vida y ​​los cambios que ha mostrado nuestra sociedad hacia la discapacidad intelectual ha conducido no sólo a un incremento de la longevidad de las personas con síndrome de Down, sino también a una demora en la manifestación de deterioro cognitivo. Igualmente, aunque hay pocos estudios que analicen las conductas y emociones de adultos con síndrome de Down que mantienen una vida activa, en nuestro estudio hemos podido constatar que las personas mayores manifiestan pocos cambios en relación a los más jóvenes. En conjunto, el hecho de mantenerse activos favorece un mantenimiento de las conductas adaptadas a su entorno. En este sentido podemos afirmar que la vida activa de las personas adultas con síndrome de Down ralentiza los procesos de deterioro en el proceso de envejecimiento y favorece el mantenimiento funcional tanto a nivel cognitivo, emocional, físico como social.

Este estudio pretende mostrar la importancia de fomentar y favorecer las capacidades y competencias de los adultos con síndrome de Down. Es necesario ofrecer apoyos y actividades ajustadas a las características de la persona, pero teniendo en cuenta la importancia de mantener relaciones con el entorno, tanto a nivel social, mediante actividades de tiempo libre, a nivel físico, practicando algún tipo de deporte adaptado a cada situación personal y actividades de tipo laboral o formativo para mantener y fortalecer la adaptación a normas e interacción con el entorno.

Nuestro estudio sigue adelante y pretende ampliar tanto el número de participantes como el tiempo transcurrido en el estudio a nivel longitudinal, con el fin de dar mejores respuestas al inicio y proceso de envejecimiento de los adultos con síndrome de Down en el siglo XXI.

Referencias bibliográficas

Adams, D., y Oliver, C. (2010). The relationship between acquired impairments of executive function and behaviour change in adults with Down syndrome. Journal of intellectual disability research : JIDR, 54(5), 393-405. doi.org/10.1111/j.1365-2788.2010.01271.x

Badia, M., y Longo, E. (2009). El ocio en las personas con discapacidad intelectual : participación y calidad de vida a través de las actividades de ocio. Revista Española sobre discapacidad intelectual, 40(3), 30-44.

Beacher, F., Daly, E., Simmons, A, Prasher, V., Morris, R., Robinson, C., … Murphy, D. G. M. (2010). Brain anatomy and ageing in non-demented adults with Down’s syndrome: an in vivo MRI study. Psychological medicine, 40(4), 611-9. doi.org/10.1017/S0033291709990985

Berjano, E., y García, E. (2010). Discapacidad Intelectual y Envejecimiento: Un problema social del siglo XXI. Madrid: FEAPS.

Bermejo, B. G., Mateos, P. M., y Sánchez-Mateos, J. D. (2014). The emotional experience of people with intellectual disability: an analysis using the international affective pictures system. American Journal on Intellectual and Developmental Disabilities, 119(4), 371-84. doi.org/10.1352/1944-7558-119.4.371

Burt, D., Primeaux-Hart, S., Loveland, K., Cleveland, L., Lewis, K., Lesser, J., y Pearson, P. (2005). Aging in adults with intellectual disabilities. American journal of mental retardation : AJMR, 110(4), 268-84. doi.org/10.1352/0895- 8017(2005)110[268:AIAWID]2.0.CO;2

Bush, A., y Beail, N. (2004). Risk factors for dementia in people with Down syndrome: issues in assessment and diagnosis. American Journal on Mental Retardation109(2), 83-97.

Canals, G. (2003). La inserción de personas con discapacidad en la empresa ordinaria. Documentación Social, 130(1), 229-248.

Carmeli, E., Ariav, C., Bar-Yossef, T., Levy, R., y Imam, B. (2012). Movement skills of younger versus older adults with and without Down syndrome. Research in developmental disabilities, 33(1), 165-71.doi.org/10.1016/j.ridd.2011.09.008

Carmeli, E., Kessel, S., Bar-Chad, S. y Merrick, J. (2004) A comparison between older persons with Down syndrome and a control group: clinical characteristics, functional status and sensorimotor function. Down Syndrome Research and Practice, 9(1), 17-24.

Carr, J. (2005). Stability and change in cognitive ability over the life span: a comparison of populations with and without Down’s syndrome. Journal of intellectual disability research : JIDR, 49(Pt 12), 915-28. doi.org/10.1111/j.1365-2788.2005.00735.x

Carr, J., y Collins, S. (2014). Ageing and dementia in a longitudinal study of a cohort with Down syndrome. Journal of applied research in intellectual disabilities : JARID, 27(6), 555-63. doi.org/10.1111/jar.12093

Chapman, R. S., y Hesketh, L. J. (2000). Behavioral phenotype of individuals with Down syndrome. Mental retardation and developmental disabilities research reviews, 6(2), 84-95. doi.org/10.1002/1098-2779(2000)6:2<84::AID-MRDD2>3.0.CO;2-P

Chapman, R. S., y Hesketh, L. J. (2001). Language, cognition, and short-term memory in individuals with Down syndrome. Down’s syndrome, research and practice : the journal of the Sarah Duffen Centre / University of Portsmouth, 7(1), 1-7.

Elorriaga Zugazaga, E., Restrepo, W., Bayarri, V., y Fillat, Y. (2012). Envejecimiento y deterioro de las personas con discapacidad intelectual de Lantegi Batuak en el ámbito ocupacional y del empleo en Bizkaia. ZERBITZUAN, (51), 119-135. doi.org/10.5569/1134-7147/51.08

Esbensen, A., Seltzer, M., y Krauss, M. (2008). Stability and change in health, functional abilities, and behavior problems among adults with and without Down syndrome. American journal of mental retardation : AJMR, 113(4), 263-77. doi.org/10.1352/0895-8017(2008)113[263:SACIHF]2.0.CO;2

Evenhuis, H., Henderson, C. M., Beange, H., Lennox, N., y Chicoine, B. (2001). Healthy ageing–adults with intellectual disabilities: physical health issues. Journal of Applied Research in Intellectual Disabilities, 14(3), 175-194.

Fernández Alcaraz, C. (2013). Estudio longitudinal del perfil neuropsicológico de adultos con discapacidad intelectual con y sin Síndrome de Down. (Tesis doctoral). Universitat Autònoma de Madrid Recuperat de
http://tesisenred.net/handle/10803/282479#.VsH2OQCr7X4.

Finlayson, J., Jackson, A., Cooper, S.-A., Morrison, J., Melville, C., Smiley, E., … Mantry, D. (2009). Understanding Predictors of Low Physical Activity in Adults with Intellectual Disabilities. Journal of Applied Research in Intellectual Disabilities, 22(3), 236-247. doi.org/10.1111/j.1468-3148.2008.00433.x

Flórez, J. (2013). El envejecimiento de las personas con Síndrome de Down. Recuperat de https://www.downciclopedia.org/

Foley, K.R., Jacoby, P., Einfeld, S., Girdler, S., Bourke, J., Riches, V., y Leonard, H. (2014). Day occupation is associated with psychopathology for adolescents and young adults with Down syndrome. BMC Psychiatry, 14(1), 266. 272 doi.org/10.1186/s12888-014-0266-z

Fundació Projecte Aura. (2011). Vida i Treball amb Suport. Barcelona: Fundació Projecte Aura.

Gimeno-Santos, M. (2016). Vida adulta activa i saludable en les persones amb Síndrome de Down. Relació entre els aspectes cognitius, emocionals, conductuals i socials en el procés d’envelliment. Tesis doctoral Universitat Ramon Llull FPCEE Blanquerna

Ghezzo, A., Salvioli, S., Solimando, M. C., Palmieri, A., Chiostergi, C., Scurti, M., … Franceschi, C. (2014). Age-related changes of adaptive and neuropsychological features in persons with Down Syndrome. PloS one, 9(11), e113111. doi.org/10.1371/journal.pone.0113111

Heller, T., Hsieh, K., y Rimmer, J. H. (2004). Attitudinal and Psychosocial Outcomes of a Fitness Down Syndrome, 109(2), 175-185.

Holland, A. J., Hon, J., Huppert, F. A., y Stevens, F. (2001). Incidence And Course Of Dementia In People With Down’s Syndrome: Findings From A Population-Based Study. Journal of Intellectual Disability Research, 44(2), 138-146. doi.org/10.1046/j.1365-2788.2000.00263.x

Howie, E. K., Barnes, T. L., McDermott, S., Mann, J. R., Clarkson, J., y Meriwether, R. A. (2012). Availability of physical activity resources in the environment for adults with intellectual disabilities. Disability and health journal, 5(1), 41-8. doi.org/10.1016/j.dhjo.2011.09.004

Kittler, P., Krinsky-McHale, S. J., y Devenny, D. A. (2006). Verbal intrusions precede memory decline in adults with Down syndrome. Journal of intellectual disability research : JIDR, 50(Pt 1), 1-10. doi.org/10.1111/j.1365-2788.2005.00715.x

Krinsky-McHale, S. J., y Silverman, W. (2013). Dementia and mild cognitive impairment in adults with intellectual disability: issues of diagnosis. Developmental disabilities research reviews, 18(1), 31-42. doi.org/10.1002/ddrr.1126

Lantegi Batuak. (2013). Deterioro y envejecimiento de las personas con discapacidad intelectual en el servicio ocupacional y en centro especial de empleo Lantegi Batuak. Recuperado de http://www.ergohobe.net/upload/publicaciones/DeterioroEnvejecimientoCOCEE.pdf

Lifshitz, H., y Merrick, J. (2004). Aging among persons with intellectual disability in Israel in relation to type of residence, age, and etiology. Research in developmental disabilities, 25(2), 193-205. doi.org/10.1016/j.ridd.2003.05.002

Lin, J.-D., Lin, L.-P., Hsu, S.-W., Chen, W.-X., Lin, F.-G., Wu, J.-L., y Chu, C. (2015). Are early onset aging conditions correlated to daily activity functions in youth and adults with Down syndrome? Research in developmental disabilities, 36C, 532-536. doi.org/10.1016/j.ridd.2014.10.051

Mantry, D., Cooper, S., Smiley, E., Morrison, J., Allan, L., Williamson, a, … Jackson, a. (2008). The prevalence and incidence of mental ill-health in adults with Down syndrome. Journal of intellectual disability research : JIDR, 52(Pt 2), 141-55. doi.org/10.1111/j.1365-2788.2007.00985.x

McGuire, D. y Chicoine, B. (2010). Bienestar mental en los adultos con síndrome de Down. Una guía para comprender y evaluar sus cualidades y problemas emocionales y conductuales. Santander: Fundación Iberoamericana Down21

Mikulovic, J., Vanhelst, J., Salleron, J., Marcellini, A., Compte, R., Fardy, P. S., y Bui-Xuan, G. (2014). Overweight in intellectually-disabled population: physical, behavioral and psychological characteristics. Research in developmental disabilities, 35(1), 153-61. doi.org/10.1016/j.ridd.2013.10.012

Monteagudo, M.J. (2008). Consecuciónes satisfactorias de la experiencia psicológica del ocio. Revista Mal Estar e Subjetividade, 8 (2), 307-325.

Patti, P. J., y Tsiouris, J. A. (2006). Psychopathology in adults with Down syndrome: Clinical findings from an outpatient clinic. International Journal on Disability and Human Development, 5(4). doi.org/10.1515/IJDHD.2006.5.4.357

Peralta, M. (2002). Beneficios que genera el trabajo en empresas ordinarias en personas con discapacidad. Revista médica Internacional sobre el Síndrome de down, 6(1), 11-15.

Ribes, R., y Sanuy, J. (2000). Indicadores cognitivos del proceso de envejecimiento en las personas con síndrome de Down. Revista multidisciplinar de gerontología, 10(1), 15-19.

Ruiz, E., y Flórez, J. (2009). Caracterísitcas Psicológicas y Evolutivas de la personas adultas con síndrome de down. Sindrome de down : Vida adulta. Revista Digital de la Fundación Iberoamericana Down 21, 2.

Schalock, R. L., y Verdugo, M. Á. (2009). Revisión actualizada del concepto de calidad de vida. A M.A. Verdugo (coord.), Cómo mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad: instrumentos y estrategias de evaluación. (29-42) Salamanca:Amarú.

Sellinger, M. H., Hodapp, R. M., y Dykens, E. M. (2006). Leisure Activities of Individuals With Prader-Willi, Williams, and Down Syndromes. Journal of Developmental and Physical Disabilities, 18(1), 59-71. doi.org/10.1007/s10882-295 006-9006-8

Seltzer, G. B., Schupf, N., y Wu, H.-S. (2008). A prospective study of menopause in women with Down’s syndrome. Journal of Intellectual Disability Research, 45(1), 1-7. doi.org/10.1111/j.1365-2788.2001.00286.x

Signo, S. (2016). El proceso de envejecimiento en las personas con syndrome de Down: estudio multicéntrico para la detección de los cambios neuropsicológicos. Tesis doctoral Universitat Ramon Llull FPCEE Blanquerna

Spendelow, J. S. (2011). Assessment of mental health problems in people with Down syndrome: key considerations. British Journal of Learning Disabilities, 39(4), 306-313. doi.org/10.1111/j.1468-3156.2010.00670.x

Stephens, D. L., Collins, M. D., y Dodder, R. A. (2005). A longitudinal study of employment and skill acquisition among individuals with developmental disabilities. Research in developmental disabilities, 26(5), 469-86. doi.org/10.1016/j.ridd.2003.12.003

Su, C.-Y., Lin, Y.-H., Wu, Y.-Y., y Chen, C.-C. (2008). The role of cognition and adaptive behavior in employment of people with mental retardation. Research in developmental disabilities, 29(1), 83-95. doi.org/10.1016/j.ridd.2006.12.001

Tanzi, R. E. (2012). The genetics of Alzheimer disease. Cold Spring Harbor perspectives in medicine, 2(10), a006296-. doi.org/10.1101/cshperspect.a006296

Thorpe, L. (2006). Patterns of aging in adults with intellectual disabilities. (Tesis de master) University of Saskatchewan Saskatoon.

Torr, J., y Davis, R. (2007). Ageing and mental health problems in people with intellectual disability. Current opinion in psychiatry, 20(5), 467-471.

Zigman, W. B. (2013). Atypical aging in Down syndrome. Developmental disabilities research reviews, 18(1), 51-67. doi.org/10.1002/ddrr.1128